SANTÍSIMO SACRAMENTO

SANTÍSIMO SACRAMENTO

CALENDARIO 2017

CALENDARIO 2017

domingo, 28 de enero de 2007

CÁNTICO DE LOS TRES JOVENES.



1. Bendecid al Señor, todas las obras del Señor:
alabadle y ensalzadle por siempre.

2. Bendecid, cielos, al Señor,
bendecid al Señor, Angeles del Señor.

3. Bendecid al Señor todas las aguas que hay sobre los cielos:
bendiga todo poder al Señor.

4. Bendecid al Señor, sol y luna:
estrellas del cielo, bendecid al Señor.

5. Bendecid al Señor, toda la lluvia y el rocío:
todos los vientos, bendecid al Señor.

6. Bendecid al Señor, el fuego y el calor:
frío y calor, bendecid al Señor.

7. Bendecid al Señor, rocíos y escarchas:
hielo y frío, bendecid al Señor.

8. Bendecid al Señor, hielos y nieves:
noches y días, bendecid al Señor.

9. Bendecid al Señor, luz y tinieblas:
rayos y nubes, bendecid al Señor.

10. Bendiga la tierra al Señor:
alábele y ensálcele por siempre.

11. Bendecid al Señor, montes y collados:
todas las cosas que germinan en la tierra,
bendecid al Señor.

12. Bendecid al Señor, mares y nos:
fuentes, bendecid al Señor.

13. Bendecid al Señor,
ballenas y todo lo que vive en el mar:
todas las aves del cielo, bendecid al Señor.

14. Bendecid al Señor, todos los animales y ganados:
bendecid, hijos de los hombres, al Señor.

15. Bendice, Israel al Señor:
alabadle y ensalzadle por siempre.

16. Bendecid al Señor, sacerdotes del Señor:
bendecid al Señor, siervos del Señor.

17. Bendecid al Señor, espíritus y almas de los justos:
santos y humildes de corazón, bendecid al Señor.

18. Bendecid al Señor, Ananías, Azarías y Misael:
alabadle y ensalzadle por siempre.

19. Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo:
alabémosle y ensalcémosle por siempre.

20. Bendito eres en el firmamento del cielo:
y loable y glorioso por siempre.

ACTO DE FE, ESPERANZA Y CARIDAD


—Creo en Dios Padre; creo en Dios Hijo; creo en Dios Espíritu Santo; creo en la santísima Trinidad; creo en mi Señor Jesucristo, Dios y Hombre verdadero.

—Espero en Dios Padre; espero en Dios Hijo; espero en Dios Espíritu Santo; espero en la santísima Trinidad; espero en mi Señor Jesucristo, Dios y Hombre verdadero.

—Amo a Dios Padre; amo a Dios Hijo; amo a Dios Espíritu Santo; amo a la santísima Trinidad; amo a mi Señor Jesucristo, Dios y Hombre verdadero; amo a María santísima, Madre de Dios y Madre nuestra, y amo a mi prójimo como a mí mismo.

viernes, 19 de enero de 2007

LA EUCARISTÍA MISTERIO DE AMOR.





¡Qué milagro se ofrece cada día

ante la humanidad indiferente!,

todo un Dios, infinito, omnipotente,

da su cuerpo, cosecha de agonía.



Nos espera en amante cercanía

como agua, vino y pan, limpio torrente,

zumo añejo de paz, viva simiente,

alimentos de célica alegría.



¡Qué humildad!, en el fruto consagrado

está Dios, el espíritu inmortal,

en silencioso amor esclavizado.



Olvidó su dolor, nuestro pecado,

nos ofrece su reino celestial,

y le dejamos solo, abandonado.

SANTÍSIMO SACRAMENTO.









La Eucaristía es el compendio y la suma de nuestra fe.
La Eucaristía es el corazón y la cumbre de la vida de la Iglesia, pues en ella Cristo asocia su Iglesia y todos sus miembros a su sacrificio de alabanza y acción de gracias ofrecido una vez por todas en la cruz a su Padre; por medio de este sacrificio derrama las gracias de la salvación sobre su Cuerpo, que es la Iglesia.

“Sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”





LA EUCARISTIA
Es misterio
Es sacramento
Es sacrificio
Como misterio, se cree
Como sacramento, se recibe
Como sacrificio, se ofrece.
Se propone al entendimiento como misterio.
Se da al alma como alimento
Se ofrece a Dios como homenaje
Como misterio, anonada.
Como sacramento, alimenta
Como sacrificio, redime.
Como misterio, es admirable.
Como sacramento, es deleitable.
Como sacrificio, es inefable.
Como misterio, es impenetrable.
Como sacramento, es presencia real.
Como sacrificio, alimenta.
Como misterio, es impenetrable.
Como sacramento, es sabrosísimo.
Como sacrificio, es valiosísimo.
Como misterio, debo meditarlo.
Como sacramento, debo gustarlo.
Como sacrificio, debo apreciarlo sobre todo.
Es misterio de fe. Debo creerlo.
Es sacramento de amor. Debo amarlo.
Es sacrificio de Dios. Debo confiar en él.
Como misterio se esconde.. en el Sagrario.
Como sacramento, alimenta.. es convite, es comunión.
Como sacrificio, se inmola... es víctima.. es la Santa Misa.

¡Oh Misterio Adorable! El Sagrario será mi refugio.
¡Oh Sacramento Dulcísimo! Comulgar será mi mayor deseo.
¡Oh Sacrificio Estupendo! La misa será mi prioridad de vida.

VESTIDAS DE LAS VIRTUDES DE DIOS.




Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;
soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.
Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.
Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.
La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.
Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. Col.3:12-17

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;
vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.1P.2:9-10

MORANDO BAJO LA SOMBRA DE DIOS.




EN SUS MANOS ESTAREMOS SEGUROS

El que habita al abrigo del Altísimo
Morará bajo la sombra del Omnipotente.
Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;
Mi Dios, en quien confiaré.
El te librará del lazo del cazador,
De la peste destructora.
Con sus plumas te cubrirá,
Y debajo de sus alas estarás seguro;
Escudo y adarga es su verdad.
No temerás el terror nocturno,
Ni saeta que vuele de día,
Ni pestilencia que ande en oscuridad,
Ni mortandad que en medio del día destruya.
Caerán a tu lado mil,
Y diez mil a tu diestra;
Mas a ti no llegará.
Ciertamente con tus ojos mirarás
Y verás la recompensa de los impíos.
Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza,
Al Altísimo por tu habitación,
No te sobrevendrá mal,
Ni plaga tocará tu morada.
Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,
Que te guarden en todos tus caminos.
En las manos te llevarán,
Para que tu pie no tropiece en piedra.
Sobre el león y el áspid pisarás;
Hollarás al cachorro del león y al dragón.
Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré;
Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.
Me invocará, y yo le responderé;
Con él estaré yo en la angustia;
Lo libraré y le glorificaré.
Lo saciaré de larga vida,
Y le mostraré mi salvación.

LAS BIENAVENTURANZAS



Enseñanzas de Jesucristo:
El Sermón del Monte


(Capítulos 5, 6, y 7 del Evangelio según Mateo)
Mateo 5

1 Al ver las multitudes, subió al monte. Y cuando se había sentado, se le acercaron sus discípulos;

2 y dirigiéndoles la palabra, les empezó a enseñar diciendo:

Las Bienaventuranzas
3 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
4 Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
5 Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.
6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia.
8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
9 Bienaventurados los que hacen la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
10 Bienaventurados los que padecen persecución por seguir la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
11 Bienaventurados son cuando les injurien y les persigan y, por causa de mí, digan toda clase de mal contra ustedes mintiendo.

12 Regocíjense y alégrense, porque su recompensa es mucho en los cielos; pues así persiguieron a los profetas que eran antes de ustedes.


La sal de la tierra y la luz del mundo
13 Ustedes son la sal de la tierra; pero si la sal perdiere su sabor, ¿con qué será salada? Ya no sirve sino para que la echen fuera para ser hollada por los hombres.

14 Ustedes son la luz del mundo; no se puede esconder una ciudad que está asentada sobre una altura.

15 Tampoco encienden una lámpara para ponerla debajo de una jarra, sino sobre el candelero; y así da luz para todos los que están en la casa.

16 De tal manera alumbre la luz de ustedes delante de los hombres que vean sus buenas obras y glorifiquen a su Padre que está en los cielos.

Jesús y la ley
17 No vayan a pensar que he venido para abolir la ley o los profetas; no he venido para abolir sino para cumplir.

18 Porque, en verdad, les digo, hasta que se desvanezcan el cielo y la tierra no se desvanecerá ni una jota ni una tilde de la ley hasta que todo se cumpla.

19 Así que, quien sea que abrogue uno de los más pequeños de estos mandamientos y así enseñe a los hombres de lo más pequeño será llamado en el reino de los cielos; pero quien los haga y los enseñe: éste será llamado grande en el reino de los cielos.

20 Porque les digo que a menos que su justicia llegue a ser mayor que la de los maestros de la ley religiosa y de los fariseos, de ninguna manera entrarán en el reino de los cielos.

21 Han oído que fue dicho a los antiguos: «No cometerás asesinato», y quienquiera que cometa asesinato será tenido por culpable en el juicio.

22 Pero yo les digo: Todo aquel que quede enojado con su hermano saldrá culpable en el juicio; y quienquiera que diga a su hermano, «Estúpido», saldrá culpable en la corte más alta; y quienquiera que le diga «Idiota» saldrá culpable para ser lanzado al infierno de fuego.

23 Así que, si estás trayendo tu ofrenda al altar y allí empiecas a recordar que tu hermano tiene motivo de queja contra ti,

24 deja allí tu ofrenda delante del altar y retírate; primero sé reconciliado con tu hermano, y cuando has venido de nuevo, entonces presenta tu ofrenda.

25 Ponte en seguida conciliador para con tu adversario mientras que vas con él por el camino; no sea que el adversario te entregue al juez, el juez te entregue al alguacil, y seas echado en la cárcel.

26 En verdad te digo: de ninguna manera saldrás de allí hasta que pagues el último centavo.

Sobre el adulterio
27 Han oído que fue dicho: «No cometerás adulterio».

28 Pero yo les digo: Quienquiera que mira a una mujer con propósito lujurioso ya cometió adulterio con ella en su corazón.

29 Pero si tu ojo derecho te sea causa de caer, sácalo y échalo de ti. Te conviene, pues, que pierdas uno de tus miembros y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

30 Y si tu mano derecha te sea causa de caer, córtala y échala de ti. Te conviene, pues, que pierdas uno de tus miembros y no que todo tu cuerpo se vaya al infierno.

31 Fue dicho: «Todo aquel que repudie a su mujer, déle carta de divorcio».

32 Pero yo les digo: Todo aquel que repudie a su mujer, excepto por asunto de inmoralidad sexual, hace que ella cometa adulterio y quien se case con una mujer divorciada comete adulterio.

Sobre los juramentos
33 Además han oído que fue dicho a los antiguos: «No perjurarás; sino pagarás al Señor tus juramentos».

34 Pero yo les digo que no juren de ninguna manera: ni por el cielo, porque es trono de Dios;

35 ni por la tierra, porque estrado es de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey.

36 Ni aun por tu cabeza jures, pues no puedes hacer ni un solo pelo salir blanco o negro.

37 Pero sea la palabra tuya cuando sí, «sí»; cuando no, «no». Lo que sobrepasa estos ejemplos de sencillez, del mal proviene.

Sobre la venganza
38 Han oído que fue dicho: «Ojo por ojo», y: «Diente por diente».

39 Pero yo les digo: No monten resistencia al que es malo; sino si alguien te pega en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.

40 Al que quiera ponerte litigio para quitarte la camisa, déjale que también tome la capa.

41 Si alguno te obliga por conscripción a llevar su carga una milla, ve con él dos.

42 Al que pide de ti, dale; y al que quiere tomar de ti prestado, no le des la espalda.

43 Han oído que fue dicho: «Amarás a tu prójimo, y odiarás a tu enemigo».

44 Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por los que les persiguen,

45 para que sean hijos de su Padre que está en los cielos. Porque él hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos.

46 Porque si ustedes muestran amor sólo a los que les aman, ¿qué recompensa tienen? ¿No hacen lo mismo aun los cobradores del impuesto romano?

47 Y si dan un saludo a sus hermanos únicamente, ¿qué hacen demás? ¿No hacen aun los gentiles lo mismo?

48 Sean, pues, ustedes perfectos como su Padre celestial es perfecto.

¡JESÚA ENSEÑANOS A ORAR.!






¡JESUS ENSEÑANOS A ORAR!

Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.
Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.
Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.
No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.
Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.
Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.
El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.
Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.
Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.
Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial;
mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas. Mt.6:5-15

domingo, 14 de enero de 2007

EL SEÑOR ES MI PASTOR




El Señor es mi pastor,
nada me falta.

En prados de hierba fresca, me hace reposar,
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repone mis fuerzas.

Me guía por la senda del bien,
haciendo honor a su nombre.
Aunque pase por quebradas peligrosas,
ningún mal temeré,
porque tú estás conmigo,
tu bastón y tu vara me protegen.

Me preparas un banquete
para envidia de mi adversario,
perfumas con aceite mi cabeza
y mi copa rebosa.
Tu amor y bondad me acompañan
todos los días de mi vida;
y habitaré en la casa del Señor
por días sin término.

(Salmo 23)

jueves, 11 de enero de 2007

AMADO JESÚS MÍO BENDICENOS PARA SER INSTRUMENTOS DE TU AMOR.




Me interesa amarte, quiero amarte
déjame amarte, porque quiero amarte
amarte es mi presente, es mi futuro
quiero amarte, sueño amarte
amarte es mi alma, amarte es ser
amarte es sentir, amarte es vivir
déjame amarte, amarte... amarte.

DULCE NIÑO JESÚS, MIRANOS CON TERNURA Y AMOR.



ORACIÓN AL DIVINO NIÑO JESÚS.

Divino Niño Jesús Dios de mi corazón y modelo de mi conducta, estate siempre conmigo para separarme del mal y hacerme semejante a Ti, haciendo que crezca en sabiduría y gracia delante de Dios y de los hombres.
¡Oh dulce y pequeño Niño Jesús,
yo te amaré siempre con todo mi corazón!
Divino Niño Jesús, Bendícenos
Divino Niño Jesús, Escúchanos
Divino Niño.

Oración a Jesús Crucificado

Autor: San Francisco de Asís.



Señor Jesucristo,
te pido que me concedas
dos gracias antes de
que yo muera.

La primera, que yo llegue a sentir,
en cuando sea posible,
en mi alma y en mi cuerpo,
los dolores que Tú padeciste
a lo largo de tu amarguísima pasión.

La segunda, que yo sienta en mi corazón,
en cuanto sea posible,
el extremado amor en que
te abrazaste, Tú, el Hijo de Dios,
y que te llevó a sufrir gustosamente
tan atroces tormentos por nosotros
miserables pecadores.

Amén

SANTO CRISTO DEL CONSUELO

DEVOCIÓN A LA DIVINA MISERICORDIA

DEVOCIÓN A LA DIVINA MISERICORDIA
Pinta una imagen Mía, según la visión que ves, con la Inscripción : "¡Jesús, yo confío en Ti!." Yo deseo que esta Imagen sea venerada, primero en tu capilla y después en el mundo entero. Yo prometo que el alma que honrare esta imagen, no perecerá. También le prometo victoria sobre sus enemigos aquí en la tierra, pero especialmente a la hora de su muerte. Yo el Señor la defenderé como a Mi propia Gloria

JESUS EN TI CONFIO

JESUS EN TI CONFIO
Por sólo tus amores, Jesús, mi bien amado, en Ti mi vida puse, mi gloria y porvenir. Y ya que para el mundo soy una flor marchita, no tengo más anhelo que, amándote, morir.

SANTÍSIMO SACRAMENTO TE ADORAMOS, TE BENDECIMOS Y TE GLORIFICAMOS.

SANTÍSIMO SACRAMENTO TE ADORAMOS, TE BENDECIMOS Y TE GLORIFICAMOS.

SANTISIMO SACRAMENTO

HIMNO A JESÚS SACRAMENTADOPOR SANTO TOMÁS DE AQUINO(Adoro te devote) Te adoro con devoción, Dios escondido, oculto verdaderamente bajo estas apariencias. A Ti se somete mi corazón por completo, y se rinde totalmente al contemplarte. Al juzgar de Ti, se equivocan la vista, el tacto, el gusto; pero basta el oído para creer con firmeza; creo todo lo que ha dicho el Hijo de Dios: nada es más verdadero que esta palabra de verdad. En la Cruz se escondía sólo la Divinidad, pero aquí se esconde también la Humanidad; creo y confieso ambas cosas, y pido lo que pidió aquel ladrón arrepentido. No veo las llagas como las vio Tomas pero confieso que eres mi Dios: haz que yo crea más y más en Ti, que en Ti espere y que te ame. ¡Oh memorial de la muerte del Señor! Pan vivo que das vida al hombre: concede a mi alma que de Ti viva y que siempre saboree tu dulzura. Señor Jesús, bondadoso Pelícano, límpiame a mí, inmundo, con tu Sangre, de la que una sola gota puede liberar de todos los crímenes al mundo entero. Jesús, a quien ahora veo oculto, te ruego que se cumpla lo que tanto ansío: que al mirar tu rostro cara a cara, sea yo feliz viendo tu gloria. Amén.

DULCE CORAZÓN DE JESUS EN TI CONFIO

DULCE CORAZÓN DE JESUS EN TI CONFIO
Omnipotente y sempiterno Dios, eterna salud de los que creen, escúchanos en bien de tus siervos enfermos, por quienes imploramos el auxilio de tu Misericordia; a fin de que recobrada la salud, te den en tu Iglesia ferviente acción de gracias. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea.

Archivo del blog

JESÚS EN TI CONFÍO

JESÚS EN TI CONFÍO
Oh Dios, cuya Misericordia es infinita y cuyos tesoros de compasión no tienen límites, míranos con Tu favor y aumenta Tu Misericordia dentro de nosotros, para que en nuestras grandes ansiedades no desesperemos, sino que siempre, con gran confianza, nos conformemos con Tu Santa Voluntad, la cual es idéntica con Tu Misericordia, por Nuestro Señor Jesucristo, Rey de Misericordia, quien con Vos y el Espíritu Santo manifiesta Misericordia hacia nosotros por siempre. Amén.

NUESTRO SACRIFICIO VIVO ES OLOR FRAGANTE PARA DIOS

NUESTRO SACRIFICIO VIVO ES OLOR FRAGANTE PARA DIOS
“Oh Sangre y Agua, que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en ti Cofío".

JESÚS QUE TU CRUZ NOS SALVE

JESÚS QUE TU CRUZ NOS SALVE
La cruz es signo de reconciliación con Dios, con nosotros mismos, con los humanos y con todo el orden de la creación en medio de un mundo marcado por la ruptura y la falta de comunión.

VOSOTROS SOIS LA LUZ DEL MUNDO.

VOSOTROS SOIS LA LUZ DEL MUNDO.
Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte. Ni tampoco se enciende una lámpara y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos (Mt 5, 13-16)

CRACIAS SEÑOR POR TU MISERICORDIA

CRACIAS SEÑOR POR TU MISERICORDIA

DULCISIMO CORAZÓN DE JESÚS EN TI CONFIO.

DULCISIMO CORAZÓN DE JESÚS EN TI CONFIO.
Oración Oh Dios todopoderoso y eterno, mira el Corazón de tu amantísimo Hijo, las alabanzas y satisfacciones que en nombre de los pecadores te ofrece y concede el perdón a éstos que piden misericordia en el nombre de tu mismo Hijo, Jesucristo, el cual vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén.

DULCISIMO CORAZÓN DE MARÍA

DULCISIMO CORAZÓN DE MARÍA
¡Oh Corazón de María!, el más amable y compasivo de los corazones después del de Jesús, Trono de las misericordias divinas en favor de los miserables pecadores; yo, reconociéndome sumamente necesitado, acudo a Vos a quien el Señor ha puesto todo el tesoro de sus bondades con plenísima seguridad de ser por Vos socorrido. Vos sois mi refugio. mi amparo, mi esperanza; por esto os digo y os diré en todos mis apuros y peligros: ¡Oh dulce Corazón de María, sed la salvación mía!

ME OFREZCO JESÚS A TU VOLUNTAD.

ME OFREZCO JESÚS A TU VOLUNTAD.
HIMNO AL SANTO CRISTO DEL CONSUELO DE FUENTES DE MAGAÑA –SORÍA- Tu Frente y Tu Mirada Dolorosa Miramos con piedad, Cristo Jesús Con fe de redimidos, confiados. Venimos a Tu Altar. Te Aclamamos a Ti, nuestro Consuelo, Divino Redentor, alumbre tu Calvario Los senderos de un Pueblo Que te Quiere por Señor. +++ ESTROFA En Cruz crucificado Señor, eres Consuelo, Del árbol de la muerte Salud nuestra salió. Rompiendo las cadenas, Triunfante y Victorioso, Me enseñas a que sea Mártir y Redentor. +++ Tu Frete y Tu Mirada Dolorosa Miramos con piedad, Cristo Jesús Con fe de redimidos, confiados. Venimos a Tu Altar. Te Aclamamos a Ti, nuestro Consuelo, Divino Redentor, alumbre tu Calvario Los senderos de un Pueblo Que te Quiere por Señor

NO ME NIEGES TU AUXILIO EN EL ATARDECER DE MI VIDA

NO ME NIEGES TU AUXILIO EN EL ATARDECER DE MI VIDA

BENDITO SEAS SEÑOR EN LA NATURALEZA, QUE TE ALABEN TODAS LAS COSAS QUE TÚ HAS CREADO

BENDITO SEAS SEÑOR EN LA NATURALEZA, QUE TE ALABEN TODAS LAS COSAS QUE TÚ HAS CREADO

QUIERO ESTAR EN TU CORAZÓN JESUS

QUIERO ESTAR EN TU CORAZÓN JESUS
Un verdadero amigo es alguien que te conoce tal como eres, comprende dónde has estado, te acompaña en tus logros y tus fracasos, celebra tus alegrías, comparte tu dolor y jamás te juzga por tus errores.